Sociedad

Quitar el Pañal a un Niño sin Morir en el Intento

Este verano, nuestra hija mayor se ha hecho grande. Ha dejado el pañal y ha conseguido un control de esfínteres alucinante nada más empezar. ¿Quieres saber cómo lo hemos hecho por si te sirve de utilidad?

¿Qué es el Control de Esfínteres Infantil?

El control de esfínteres es el hecho de sentir las ganas de hacer pipí y, de manera voluntaria, aguantar lo suficiente como para llegar al baño. Y esto es algo con lo que los niños no nacen.

Nada más nacer, obligamos a los pequeños, por nuestra comodidad, a llevar un pañal con el objetivo de que no se vayan manchando ni lo manchen todo. En ese momento, ellos no son capaces de entender cuál es la sensación de tener pipí o caca ni saben cómo se hace para aguantarse hasta llegar al baño.

Y esa decisión que tomamos en su primer día de vida es algo que nos complica, tanto a nosotros como al niños, unos años después.

¿Qué Conlleva Quitar el Pañal?

Los primeros años de vida son los más eficientes para las personas, el momento en el que más se nota nuestra progresión y en el que más rápido aprendemos. Y todos estos cambios nos van ayudando a crecer y a madurar. Pero, a su vez, para conseguirlos, debemos de estar preparados.

Para un niño, no tener la necesidad de depender de alguien que tenga que ir detrás de él, quitándole el pañal, limpiándole y poniéndole uno nuevo es un salto de madurez e independencia increible. Al conseguir controlar el pipí, el niño empieza a ser consciente de que él sólo puede con todo y se está haciendo mayor. A partir de aquí, el proceso madurativo de un niño será cada vez mayor, queriendo (y pudiendo) hacer cada vez más cosas por si mismo.

¿Cuánto Tarda un Niño en Controlar Esfínteres?

Como norma general, los niños empiezan a comer alimentos sólidos a los 6 meses, a caminar alrededor del año y a controlar el pis entre los 2-3 años. Esto de «como norma general», ¿quiere decir que los niños que tardan más tienen un grave problema? En ABSOLUTO!

Más bien, esa frase lo que indica es que, nuevamente por necesidad/gusto de los padres, empezamos a «tener prisa» por que aprendan a controlar los esfínteres (empieza el cole en breve y no se puede llevar pañal…). Normalmente, todos los niños se ven obligados a quedarse sin pañal en primer verano a partir del año y medio.

¿Se puede hacer que el niño aprenda antes a controlar el pis? No! Los niños, hasta que no están preparados y han madurado lo suficiente, no van a conseguir controlar esfínteres por más que tu insistas.

Por eso, a menudo escuchamos decir que «se le olvidó porque estaba muy entretenido», se le limita al niño la ingesta de agua por la noche o se le pregunta treinta veces antes de salir de casa si tiene pipí; porqué aún no están preparados. ¿Verdad que a los adultos no hay que estar todo el día recordándoselo? Entonces, ¿cómo hay que hacerlo?

Enseñar a Nuestros Hijos a Controlar Esfínteres – Nuestro Caso

Nuestra hija mayor, ahora ya oficialmente, ha dejado el pañal totalmente parcialmente; para la caca está en proceso. Te explico las cosas buenas y malas que hemos hecho.

Nosotros siempre hemos creído en la crianza respetuosa hacia los niños. Por eso, nunca quisimos obligarla a quitar el pañal: tomamos la decisión de que sería ella la que nos lo pediría cuando estuviese preparada, sin poner límite de tiempo ni edad.

Y así fue. A los 3 años (sí, más tarde de lo que se entiende por «normal») decidió ir sin pañal una mañana. ¡Esto lo hicimos mal! Teníamos algún plan para ese día y no lo cambiamos, hubo nervios entre los papás (¿será mejor quedarse? ¿y si salimos y se hace pipi? ¿pero ahora ponerle el pañal otra vez? ) y finalmente la pequeña se hizo pipi encima.

Lo ideal hubiera sido haber pospuesto el plan que teníamos y habernos centrado en aquella necesidad que tenía nuestra hija.

El resultado en aquel momento fue que ya no quería ir sin pañal. Creemos que ya había empezado a tener cierto nivel en el control de esfínteres (fue su deseo y estuvo toda la mañana sin hacer pis) pero en el momento de la verdad no fue capaz evitar la pérdida, no sabemos si por olvido o por incapacidad real.

Pero bueno, no nos desanimamos y ella tampoco le cogió manía. A las pocas semanas dijo, por sí misma, que cuando tuviera 4 años se querría quitar el pañal. Y así fue!

Le compramos unas braguitas de princesas disney (de esas que tanto le gustan), le compramos un orinal y, unas semanas después de cumplir 4 años, le preguntamos: «¿Quieres que hoy vayamos sin pañal?«. Y ella dijo: «Vale».

Desde entonces, así ha seguido, unos días ha querido pañal, otros días ha querido ir con braguitas, unas noches ha querido quitar el pañal, otras noches no, unas veces ha hecho caca en el váter, otras veces ha pedido volver a poner el pañal (Y algunos dirán: «Ah!! Retroceso en el Control de Esfínteres!»): es decir, que hemos ido haciendo lo que ella iba pidiendo.

¿Cómo estamos ahora (ahora = al momento de escribir este post)? Pues ahora mismo, con 4 años y dos meses, sólo un mes y medio después de empezar tiene un control de esfínteres casi total: tanto durante el día como durante la noche va sin pañal, no se le escapa el pipi, siempre avisa de que tiene pipi y está bien contenta con sus braguitas de princesas y sin tener la molestia de llevar siempre el pañal. Únicamente falta que sea igual con la caca.

Ahora mismo, cuando tiene ganas de hacer caca nos avisa y quiere poner el pañal. Ha hecho caca en el váter algunas veces, pero, por algún motivo, ella prefiere hacerlo en el pañal. Pues de momento, respetando su decisión, así lo hacemos. En realidad, si es capaz de avisar y que no salga la caca hasta que le ponemos el pañal, será que tiene el control de esfínteres bien asimilado, ¿no?

¿Qué Cosas podemos hacer para Ayudar a los Hijos en el Control de Esfínteres?

Ya hemos dicho que los niños controlarán su esfínter cuando estén preparados. Sin embargo, podemos darles algunas facilidades.

Normalidad en el lavabo

Con los niños todo lo que digamos puede ser utilizado en nuestra contra y la primera impresión es muy importante.

Si de manera divertida, regularmente vamos haciendo tareas en el lavabo (utilizar el rollo de papel, tirar de la cadena, jugar con las tapas del inodoro, etc), nunca llegará a ser un elemento extraño.

Hablarle de la cantidad de bichos y bacterias que hay en el váter quizá no le ayuda a estar tranquilo y con confianza…

Animarle a que sea el niño quien vaya al lavabo, no tiremos de su mano para «arrastrarlo» hasta el váter.

Hay quién quita la mesa de cambiar pañales, pero para nosotros, como queremos quitar los pañales de manera respetuosa (al estilo montessori XD), entendemos que no es una buena práctica, ya que preferimos que el niño entienda que puede volver al estado inicial si es su deseo.

¿Orinal o Inodoro?

Nosotros hemos utilizado las tres opciones.

Por una parte, le compramos un pequeño orinal (al que llamamos potty (en inglés) ya que le resulta más gracioso) y lo colocamos en su habitación para que supiera que estaba ahí y, de hecho, ahora quiere hacer pipí en su habitación.

La opción del váter en si mismo no es muy apropiada. El agujero es demasiado grande para ellos y, si no se aguantan con las manos, realmente se caerían dentro. Tener que estar pendiente de eso no les ayudará a estar tranquilos. Además, los pies les quedan colgando y es incómodo. Aunque también lo hemos puesto en práctica para usarlo en algún lugar puntual fuera de casa.

Por último, también utilizamos un adaptador. Esto les ayuda a poder mantenerse sentados sin necesidad de utilizar las manos. A esto habría que añadir un pequeño elevador para los pies (nosotros usamos uno de los taburetes típicos de Ikea). Esto, de paso, también le ayuda a subir al váter y mejor su autonomía.

Accesorios Necesarios para los Niños en el Baño

Orinal: puede ser una buena idea (de hecho, es la que nosotros hemos seguido) que el niño escoja su propio urinal. Estos son algunos tipos:

Braguitas o Calzoncillos: Es importante tener gran cantidad de variedad (siempre pueden haber despistes…). Aprovecha para buscar algunos modelos con sus personajes favoritos.

No products found.

Libros o Tablets: A veces, el pipí o la caca no sale automáticamente. Para que aprendan a controlar esfínteres, una buena opción es que tengan a mano algún libro o tablet para entretenerse mientras están sentados. Además, nosotros le compramos a nuestra hija libros que hablen sobre dejar los pañales.

No products found.

Inconvenientes de la Operación Pañal en Niños

Nuestra hija, una vez ella ha decidido sacar el pañal por completo, no se ha hecho pipi en la cama. Eso quizá implique que estaba 100% preparada. De todas maneras, en caso de que tu hijo aguante muy bien durante el día y por la noche tiene pérdidas, no hay que preocuparse. Seguramente le falte acabar de madurar el proceso de controlar los esfínteres, ya que el proceso es gradual.

Como en nuestro caso, quizá al principio el niño prefiera llevar pañal por las noches. Eso le dará más confianza y si por la mañana lo tiene limpio, le puedes recordar que durante la noche no se han escapado los pipis.

El inconveniente mayor es que, si la operación pañal sale mal, se escapará el pipí y se manchará la ropa, el sofá o la alfombra.

¿Y si hay Retroceso de Control de Esfínteres?

Se entiende como retroceso el hecho de ver que al niño se le escapa algún pipi más a menudo que antes. Sinceramente, a nosotros nos ha pasado, y es un rollo. Un rollo para los padres, porque ya estás animado, está yendo bien y de repente algo empieza a ir mal.

¿Qué hacer entonces?

A ver, para el niño, no es ningún problema, el problema solo es de «ánimo» para los padres.

Entonces, ¡controlémonos! Si se le ha escapado, ¿qué problema hay? Y si ahora vuelve a querer el pañal, ¿qué pasa? Pues ya volverá a hacerlo bien. Quizá hoy no tenía un buen día, quizá está pasando por algún mal momento, quizá tiene nervios de algo, tiene pesadillas por las noches, etc. No hay que preocuparse en exceso, hay que estar vigilantes por si puede haber algo detrás de ese retroceso.

¿Qué no hacer NUNCA al Quitar el Pañal a un Niño?

Gritar, reñir, pegar, forcejear, humillar, comparar, etc. Cualquier tipo de actitud que el niño pueda percibir como negativa es mala. Le puede crear ansiedad, estrés o miedo al hecho de hacer pipi en el váter.

De hecho, si fuimos nosotros quienes le pusimos un pañal el mismo día que nació, y ha llevado el pañal todos los días de su vida durante 2, 3 ó 4 años, ¿porqué ahora le obligamos a que aprenda a vivir sin pañal?

Démosle tiempo, cariño, amor, comprensión, empatía y paciencia.

¿Qué es lo peor que pueda pasar? ¿Conocéis algún adolescente de 13 años que lleve pañal? ¡Pues entonces, tranquilidad y paciencia!

Conclusiones sobre el Dejar el Pañal

En definitiva, dejar el pañal es una muestra más de que tu hijo está madurando y está creciendo. Cada niño lo hará a su debido tiempo. Es importante no preocuparnos si los niños de nuestro alrededor empiezan a dejar el pañal y el nuestro no.

Si actuamos con paciencia, sin prisas y vigilando la presencia de algún problema «emocional», tarde o temprano nuestra hija acabará de dejar el pañal por completo, y tu hijo también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *